Posaré en su bolso una esmeralda

Para invadir su cuerpo de mi esencia
la invité a mirar como se aman los vientos en la playa
y ella aliando su cuerpo a mis desbordes
se deslizó con la prisa del abismo

Desnudos en la playa compartíamos las manos
su embeleso me pulsaba en un vaivén
errante en las quillas de sus naves la bese
y la presentí cohabitar en la mera oscuridad

Encandilado me condujo por sus brillos
Me acopló al sol emanado de sus ojos
Oh, como se oían los suspiros de sus dedos
En el beso que abrazados nos quemaba

Con los fantasmas en los labios
conversaron nuestras lagrimas
y para más que se notase mi lenguaje
la recosté sobre mis ojos
y acaricié el comentario de sus piernas

Frente al sexo, aún algo tapado
la acepté sin excepciones
y a la vez llamó a mi nombre cada vez
y de todo le escuché murmurar entre mis brazos

Pienso en ella elevada sobre el mar
apuesto a que el espejo la espíe suavemente
que roncee sus piernas en la arena
musa que visa mi pasaporte a su planeta

Para que la pausa de sus labios aprendidos
y la veda de su amor se desvanezca
en redondel haré una pasión de remolinos
para soñar acariciaré de oyente sus palabras

En el nicho juntaré su vientre con el mío
la besaré y mil veces pediré que me prorrogue
le dedicaré los trinos madrugados de las aves
y posaré en su bolso una esmeralda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s